Friki viciosa deja los vídeo juegos para echar un buen polvazo