Un regalo especial para la zorra: una polla negra enorme